Trabajar en casa VS oficina VS coworking. ¿En dónde emprender?

Qué tal, gente de internet. Nacho por aquí, con un post que va de mi punto de vista al momento de elegir el lugar en el que vamos a iniciar un emprendiminto. Me refiero a trabajar en casa, rentar una oficina o unirte a un coworking.

Para muchos la respuesta es obvia, puede ser por las posibilidades económicas o la naturaleza del emprendimiento. Para los que tenemos la posibilidad de elegir, se abre una pequeña gama de opciones que deben analizar con cuidado. Hablemos de esas tres.

Trabajar en casa

Quienes trabajamos en internet podemos darnos el «lujo» de trabajar en casa. No somos los únicos, se trata de una alternativa ideal para proyectos que no requieren la visita de clientes, no pueden costearse otra opción y para personas que trabajan bien sin supervisión ni motivación externa.

Imagina levantarte todos los días, bañarte, vestirte con una camiseta vieja y llegar a la oficina que de hecho es el cuarto de al lado. En cualquier momento puedes ir a la cocina, convivir con tu familia y regresar  a trabajar con un plato de cereales. Maravilloso, ¿no? pues no del todo.

Trabajar en casa tiene algunas desventajas. Para empezar, esa visita a la cocina puede convertirse en una pausa de media hora o hasta un día entero. Los distractores son una de las principales desventajas que personalmente he encontrado al momento de trabajar en casa, simplemente no puedo consetrarme.

Es difícil trabajar cuando tienes al lado la cocina, la televisión y al perro queriendo caricias cada 5 minutos (amo acariciar a mi perro), ni hablar de los que tienen hijos.

Por otra parte, el trabajo también puede convertirse en una distracción para el resto de tu vida. Así como puedes terminar trabajando 5 minutos al día por no enfocarte en tus responsabilidades, puedes terminar trabajando 20 horas por no dividir adecuadamente tu vida laboral de la personal. Ha habido días en que me quedo trabajando hasta las 10 de la mañana sin importar que tengo una cita a las 11.

Otro punto en contra es la vida social. Trabajar en casa puede volverse una pesadilla para quienes emprenden solos y gustan de convivir con mucha gente. No soy la persona más sociable y lo he experimentado en carne propia, a veces dan ganas de volver a pelear con alguien de la oficina y comienzas a extrañar a las personal que te caían mal.

Si recibes socios o tienes otras actividades no tendrás este problema. Es el caso de quienes emprenden mientras están en la universidad, toman un curso por las tardes o salen con regularidad con sus amigos, pero me atrevo a asegurar que aún ellos anhelaran en algún momento una vida social-laboral.

Ventajas

  • Costo 0.
  • La comodidad que solo tu hogar puede darte

Desventajas

  • Tu casa está llena de distractores
  • No hay limites entre la vida laboral y la personal
  • Puedes sentirte socialmente aislado en muy poco tiempo

Rentar una oficina

Vaya, ¿tu proyecto ha crecido lo suficiente o eres de esos afortunados que pueden permitirse alquilar una oficina desde el principio?

No hay sensación más placentera para un emprendedor que llegar a su primera oficina. Un lugar propio y exclusivo para trabajar, al menos mientras sigas pagando el alquiler.

Alquilar una oficina es toda una experiencia y tiene muchas ventajas. Puedes recibir clientes en todo momento, trabajar con equipos más grandes y te proporciona la sensación de mayor formalidad. Pero no todo es miel sobre hojuelas, considera otras cosas.

En primer lugar, tener una oficina propia no suele ser barato.  Es posible reducir el costo del alquiler cambiando de zona o usando un pequeño departamento como oficina, pero no siempre. Además, hay que sumar los gastos de electricidad, agua, internet y mantenimiento, entre otros.

Al alquilar una oficina, debes estar completamente seguro, pues el contrato que firmes te obligará a seguir pagando la renta, aún si tu negocio cierra, por el tiempo estipulado.

Por último, si eres un emprendedor solitario, rentar una oficina para ti solo, puede hacerte sentir aislado mucho antes que trabajando en casa.

Ventajas:

  • Separas tu vida profesional de la personal con mayor facilidad.
  • Te proporciona una sensación de formalidad.
  • La posibilidad de recibir clientes y organizar reuniones formales.

Desventajas:

  • Costos que no todos pueden permitirse.
  • Contratos forzosos.
  • Si estás solo, te sentirás aún más solo

Adquirir una membresía en un coworking

Lo mejor de dos mundos y la opción que yo recomendaría para la mayoría de pequeños y grandes emprendedores.

Si no sabes qué es un coworking, te lo explico brevemente.

Un coworking es un espacio de trabajo compartido que reúne a trabajadores sin una relación aparente en el mismo espacio. En otras palabras, una oficina compartida a la que cualquiera puede asistir sin importar la actividad que realiza.

Es la opción más sencilla de adquirir una oficina equipada e ideal para emprendedores solitarios, grupos pequeños, viajeros y nómadas digitales.

Los coworkings más básicos te ofrecen un escritorio, acceso a internet, cafetería y sobre todo, a otras personas. Cuando compras una membresía por un día, o por un mes, también estás comprando el acceso a una comunidad de otros emprendedores.

Hallarás principalmente freelance del mundo de la tecnología; diseñadores, programadores, redactores y SEOs, aunque las posibilidades son infinitas. Una vez conocí a una chica que estudiaba en línea e iba religiosamente al coworking a estudiar de 3 pm a 7 pm.

Un coworking es la alternativa más barata para personas solas, dos o tres socios. En el momento que la empresa crezca, puedes optar por una oficina privada en el mismo edificio en la mayoría de los casos.

Si te preocupa la posibilidad de recibir clientes, tienes que saber que la mayoría de coworkings rentan salas de junta por día o por hora y algunos paquetes ya incluyen algunas horas al mes.

Ventajas

  • Costos accesibles
  • Servicios básicos incluidos.
  • La facilidad de hacer networking.
  • La posibilidad de rentar salas de juntas por horas.
  • Es escalable

Desventajas

  • Poca privacidad si no tienes una oficina privada.

Escribo todo esto desde mi experiencia y punto de vista personal, pero me gustaría que comentaras qué otras opciones conoces o qué puntos importantes se me han escapado.

Leave a Reply